En España, pese a que no existe la carrera de grafología o de perito calígrafo como sí ocurre en Italia y en Argentina, sí que existe una formación universitaria de postgrado en dichas especialidades y asimismo varias universidades estatales han incluido en sus distintos programas universitarios la asignatura de Grafología en carreras como la de Criminología.

Es evidente que la presencia de la Grafología en la Universidad es cada vez más intensa, lo que ha implicado una mayor profesionalización de los ejercientes y en consecuencia un nivel superior de exigencia académica para desempeñar adecuadamente la labor grafológica y pericial caligráfica. A pesar de todo, la Grafología Universitaria no es una innovación de nuestros días, este actual reconocimiento hacia la grafología por parte de los estamentos universitarios ha sido también posible gracias al empeño de numerosos profesionales y docentes a lo largo de más de 50 años.

 

Click aquí para leer completo

 

En este mundo interconectado y de mercados abiertos la competitividad resulta un imperativo para el desarrollo empresarial, por lo cual las empresas deben generar productos o servicios innovadores que satisfagan las necesidades y expectativas de los clientes, de manera que cuenten con la fidelidad de ellos y  puedan permanecer en el mercado.

Las nuevas realidades en el mundo, los cambios de las fuerzas económicas, la tecnología de la información, la robótica y las telecomunicaciones impactan los resultados de los negocios y de las organizaciones en general.

Se requieren replanteamientos en la orientación del pensamiento, el saber hacer y la acción de las empresas y las personas que hacen parte de ellas, para estimular el desarrollo de competencias, entre otras, de creatividad e innovación, piezas clave del capital humano, y de la gestión del conocimiento cuyo objetivo es convertir datos e información en experiencias novedosas de aplicación práctica que permitan realizar en mejor forma las estrategias empresariales.

La creatividad entonces, nos puede ayudar a anticipar respuestas mediante la planificación de escenarios, a vislumbrar oportunidades, a afrontar la incertidumbre, y a solucionar problemas.

Conviene entonces que reflexionemos sobre la creatividad como un talento de las personas, su significado en el desarrollo de las empresas, y la necesidad de orientar el capital humano hacia la innovación, confiando en que ello contribuirá a enriquecer nuestro visión y nuestra acción como miembros de una sociedad necesitada de crecimiento individual y colectivo. 

 

Click aquí para leer el texto completo